top of page
Buscar

LA PRUDENCIA, VIRTUD DEL ALMA.


Me gusta cuando una palabra fortalece la comprensión de otra, ocurre con la virtud de la prudencia, que es perfecta para comprender la sinceridad.



Prudencia se define en el diccionario como la capacidad de adecuar o modificar la conducta para no recibir o producir perjuicios innecesarios, respetando la vida y la libertad de los demás. El paciente y prudente Job hace en la biblia una mención que bien vale traerles hoy:


Que prende a los sabios en su propia prudencia, y el consejo de sus adversarios es entontecido”. Job 5:13

El común de las personas dice con orgullo, “yo soy sincero y digo lo que pienso”, yo me animo a contradecir esto en honor a la prudencia, cuidar nuestras palabras en la intención de no ofender o simplemente respetar la manera de pensar de otros es bastante más sincero que escupir al azar las palabras de tu cabeza, leí recientemente que debemos incluso cuidar nuestros pensamientos, pues han de convertirse en palabras y pueden llegar a ser imborrables en la memoria emocional de otros.


Es prudente cuidar lo que decimos -lo sé porque me ha pasado- desde la mejor intención puedes decir sin pensar cualquier cosa que el oyente interpreta distinto, una vez utilicé una frase común en lo coloquial venezolano, te tengo un chisme, me refería a un encuentro con amigos comunes que serviría para ponernos al día, -Fulano se va a casar con su novia de toda la vida, que bueno!-, nada que ver con la expresión chisme, sin embargo cuando miré a mi alrededor, estaba esperando el ascensor, con el CEO de la compañía -amigo del grupo- y un gentío ajeno por completo al cuento y por supuesto al chisme -no chisme-, por las caras entendí de la peor manera que había dicho una imprudencia, vergüenza sería poco decir, me sentí fatal y en el fondo no había dicho nada malo, pero tenemos que cuidar lo que decimos.


Al hablar somos libres de expresar lo que pensamos y sentimos, pues aunque usted no lo crea aún vivimos en democracia, ser prudentes no atenta contra la libertad de expresión, ser prudentes con la expresión de nuestras opiniones, es amor y respeto por el otro, que piensa distinto o ve las cosas desde una perspectiva diferente, cuando te encuentras con alguien que nos has visto en un tiempo y sin pensar te suelta que estas gordo o flaco, que te ves diferente o más viejo, que se nota que te va bien o no tan bien, amigo stop, por favor dígame cuanto le alegra volver a verme nada más, yo me vi al espejo y si estoy en exceso flaco o gordo porque tengo mil problemas que no se canalizar, qué tal? , tu sinceridad y tu libre expresión, me hieren, son absolutamente imprudentes y nada tienen que ver con la delicia de vernos después de tanto tiempo. Todo esto pasa por tu mente en flash y ni siquiera le respondes, pero te quedas con el mal sabor de un encuentro que pudo ser una delicia solo por imprudencia.



Prudencia al actuar -también me pasó, por eso lo cuento- desde niña me enseñaron a respetar el mar, sin tenerle miedo, mi abuelo decía solo hay que ser prudente, pues hace apenas unos años, después de haber pasado mil vacaciones con mi abuelo sin novedad, casi me ahogo en una revolcada de mar en Margarita, sin necesidad, por imprudente, me advirtieron que había corriente de fondo y creí que con mi experiencia playera eso no era nada, hoy aún lo recuerdo con miedo, sentí que podía no salir de allí para contarlo, mi hija me veía desde la orilla y yo a ella entre vuelta y vuelta, en mi vida trague tanta agua salada y solo Dios sabe cómo pude salir de la imprudencia cometida, seguramente no era mi hora -como dicen- pero hay que prestar atención y sobre todo actuar con prudencia.


Tomamos a diario decisiones, unas más importantes que otras y todas requieren de esta virtud, detenernos a replantearnos una decisión no es cobardía, como tampoco lo es retroceder y cambiar de rumbo, no es el fin del mundo equivocarse, pero si podemos no recibir o producir perjuicios innecesarios, es ganancia y se llama Prudencia.


Tómate un tecito de pasiflora, que así como ayuda a dormir ayuda también a poner los pensamientos en orden y fortaleces la prudencia como virtud del alma.

Te dejo abierta la invitación a respirar profundamente y tomar el aprendizaje que pueda ser necesario para ti de cada palabra o cada tecito para el alma que podamos compartir, si gustas deja tu opinión y compartimos puntos de vista, pero con prudencia.


Aquí para ti

@jannincv



"La prudencia nos ayuda a tomar decisiones en el ahora con las que estaremos contentos en el mañana".




73 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Komentarze


bottom of page