top of page
Buscar

SABIDURÍA “HARRY POTTER” Y "SNOOPY"


    No importa si no eres amante de la saga de Harry Potter o si apenas conoces a Snoopy, o si por el contrario, ambas series te transportaron y te atraparon en cada uno de sus capítulos, lo que verdaderamente es importante es el mensaje que ambas series, vista en diferentes vértices, han dejado en cada uno de nuestro lectores y deja una puerta abierta para un sin fin de conclusiones.  Esta vez dos de nuestros colaboradores nos dejan su experiencia adaptada a estos tiempos de aislamiento, una verdadera saga. 



    Hace unos días sostuve una interesante conversación -a dos tiempos- con mi prima, Mihagui y life coach: Claudia Sophía de @CS_contigo, (me explico) ella vive en Valencia, Venezuela, y yo en Miami, EE.UU.


    La distancia física, lejos de ser un motivo de separación, se nos ha convertido en la excusa perfecta y deliciosa para las más interesantes tertulias vía Whatsapp, respetando, por supuesto, horarios y realidades. Cada una de esas conversaciones puede comenzar con una interrogante, un cuento de camino, un comentario (presuntamente ligero) llegando hasta las más álgidas, que siempre parten de episodios “en vivo” tomados de la vida misma. Los espacios de estas maravillosas tertulias llegan a ser lo más de inverosímiles, pero lo realmente mágico que ocurre, es que de ellas se suscitan los análisis más insólitos, divertidos y hasta en ocasiones profundos, muy profundos, que no solo te pasean por momentos de diferentes matices en nuestros recuerdos, sino que generan infinidad de sensaciones, reflexiones y mucha “tela por cortar” (o dicho en sus palabras, trabajo por hacer).

    Lo que a continuación relato es una de esas tertulias… que surgió luego de una muy puntual interrogante de mi parte:


¿Por qué hay personas “tan nube negra” que tienen la muy loca capacidad no sólo de ver todo lo negativo del mundo, sino de llevarte a verlo y sentirlo así también?

A lo que, un rato más tarde, ella me respondió:


    Vamos a tomar la sabiduría de Harry Potter, sí la de Harry Potter…y la de Snoopy y sus amigos, tal cual. Y no vamos a modificar nada de ellas, para que veas cuánto podemos aprender de allí.


“¿Por qué los Dementores tienen poder sobre Harry?

Respuesta simple: Porque él los deja entrar”.

    «Los Dementores, para aquellos que no lo sepan, son una forma física en la cual J. K. Rowling autora de los 8 libros de HP representa la depresión mediante unas criaturas muy grandes y oscuras con la capacidad de extraer todo lo bueno que hay en ti hasta dejarte triste, desolado y sin alma…literalmente muerto, aunque describen peor que muerto»

    Sí, los deja entrar y de esta manera se apoderan de todos sus pensamientos (amorosos, bonitos, optimistas, esperanzadores, y los convierte en todo un desastre, lo debilita hasta hacerlo sentir miserable). Ése es el macabro poder que tienen los dementores, que te turban el alma.

    Entonces, tomando la grandeza de lo simple, la solución y clave para esto es, muy a pesar de lo rodeado que pudiéramos estar de personas así, es no dejarlos entrar. Esto, en ciertos escenarios, hay que hacerlo a diario, sobre todo si cohabitamos con alguien con tales condiciones.



      Toca trabajarlo con mucho esfuerzo y aunque su acción sea constante y persistentes la decisión sea no permitir que permeen en ti.

    Este es el verdadero reto sobre todo en época de confinamiento con las actuales, pues implica hacer el ejercicio interno de buscar la manera de que no te afecten las conductas, las críticas constantes, los señalamientos y demás acciones de los que te rodean, es decir no dejarlo entrar para evitar que te golpee y te haga caer.


     Y es aquí,  donde entra como ejemplo -Pig Pen- el muchachito que andaba sucio y andrajoso en Snoopy y sus amigos, no se sabe su verdadero nombre pero desde que entró en la caricatura en 1964 siempre andaba simplemente con su peculiar estilo grunge, rodeado de polvo y moscas que lo acompañaban por doquier y esto tiene dos posibles connotaciones:


    La primera, nos deja la evidente imagen que salta a la vista, pues siempre estaba junto a los demás y ninguno de estos otros dejaban de estar perfectos, regios, divinos o como se dice ahora limpiecitos y producidos, ninguno de ellos se “contaminaba” aun estando a su lado.



   Y la segunda que, muy a pesar de su “imagen desagradable" y tal vez nada agraciada”, él aparentemente siempre fue feliz, y eso es de los grandes misterios de la vida o una de esas cosas donde “soy como soy y punto”.

    Pero en este caso había un detalle importantísimo: las partes se respetaban… Yo no me meto contigo y tú me das la misma deferencia, sencillito y sin mucha interpretación. Y funcionaba, la armonía siempre los caracterizó en medio de toda la heterogeneidad claramente manifiesta.

    Definitivamente hubiese sido una catástrofe en la comiquita que los demás personajes en la lucha constante de querer hacer la mejor versión de éste le obligaran a cambiar y que el otro, en defensa de su -bien estar- viviera molestando a los demás…incluso en defensa propia.


Así que ¿Cómo hacer esta autoprotección efectiva?

El barco no se hunde por el agua que le rodea, sino por la que permite entrar…

    El trabajo es hacia dentro, un día a la vez (y si el día es muy complejo, pues una hora a la vez). Ante la presencia de un Dementor podemos comenzar aferrándonos a frases que activen favorablemente nuestra PNL como: “no voy a dejar que esto me afecte”, “mientras no entre en mí, esto no tiene poder” y es aquí donde buscamos en nuestro imaginario pensamientos, ideas o sueños muy personales que asociemos a amor, plenitud, fortaleza, que nos permita apalancarnos en presente e impulsarnos a vencer dicho episodio.

    Volvemos a echar mano de la sabiduría de Harry Potter, donde utilizaba a los “Patronus” que son unos especiales encantamientos para vencer a los Dementores. Y no es que vamos andar con una varita echando conjuros al aire, se trata de estar verdaderamente conscientes de lo que realmente nos importa en nuestra vida, para que no nos afecten las acciones (intencionales o no) de los demás. Y es precisamente en este caso donde podemos aferrarnos a lo que nos eleve.

  




   En todo proceso de trasformación, los reveses van a estar presentes, y aceptarlos con amor compasivo es el camino más inteligente emocionalmente. Si el revés aparece en forma de Dementor o de Pig Pen, recurre al poder infinito de tu Patronus, de un sueño posible, de unas ganas infinitas por hacer que se manifieste ese anhelo que guardas en lo profundo de ti.








Uno muy interesante y poderosa resulta la Fe. En lo que sea, en ti, CREE.

    Así pues, ante cualquier elemento tóxico de la cotidianidad, ya ves que tenemos a mano maneras simples de potenciarnos, de mantenernos enfocados en aquello que realmente nos apasiona, en defender celosamente nuestra armonía, la única sobre la que realmente tenemos control: la relación que tengo conmigo. Rayar de egoístas si así nos quieren etiquetar.

Así que a comenzar, a librar tu propia batalla y eso es para ya!!!

Gustavo Adolfo Gil García & Claudia Sophía Cifuentes García

@gustavoadolfo76 & @cs_contigo


    

115 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page